Artículos - 03 Oct 2017

El traductor de briefs

Primero que nada ¿sabes qué es un brief? ¿Para qué se utiliza?, hay términos que se utilizan en el día a día del marketing pero no hay una claridad de qué son o para qué sirven, la recomendación es empezar por el origen:

Brief proviene de la palabra inglesa “Briefing” que significa BREVE; un brief es un documento que generalmente realiza el cliente para sintetizar una solicitud de información o proyecto de marketing, en él se aterrizan las necesidades e ideas de manera clara y concisa, pero sin importar la razón hay veces que el solicitante no lo hace y es donde la agencia interviene para guiarlo y armar el brief.

Para brifear se requiere la sensibilidad de traducción entre lo que dice querer el solicitante y lo que realmente necesita; muchas veces el cliente dice necesitar “algo” pero con la sensibilidad de la agencia se le ayuda a dar claridad y juntos llegan a la necesidad real. Aquí también juega un papel importante el área de investigación, ya que son los que mayor objetividad tendrán al momento de realizar un proyecto.

Un Brief tiene diferentes apartados que ayudan a plasmar las ideas de forma sencilla y clara, con la intención de que éstas sean entendibles para cualquier persona aunque no sea experto en el área.

Ahora, si bien un brief tiene diferentes secciones, hay algunas que son fundamentales para empezar a detonar ideas en cualquier medio ya sea creativo, publicitario, de investigación, etc. aquí enlistamos algunas de ellas:

  1. Objetivo – Cuidado con confundirse con el ¿Por qué nace este brief?; el objetivo es la sección más importante de un proyecto y quien lo esté realizando debe preguntarse ¿Qué se busca obtener? como idea principal. Si el objetivo no es claro y simple, difícilmente el resto del brief tendrá la claridad necesaria y dificultará el lineamiento del proyecto.
  2. Objetivos o necesidades específicas – se desglosan a partir del objetivo principal, son las necesidades más importantes y puntuales que se tienen, ¿Qué más deseo obtener? ¿para dónde quiero ir? Con estas preguntas se visualiza el enfoque principal del proyecto, sin asumir ni divagar en lo que el cliente necesita.
  3. Descripción y antecedentes del producto y/o servicio – es importante tener este primer acercamiento al cliente, conocer su historia (servicio, producto y/o persona), ya que al entender el contexto y entorno donde vive, se vuelve más fácil comprender el objetivo y lo que necesitan del proyecto, la información principal que debe contener es       ¿Con quién tratamos? ¿cuál es el producto con el que trabajaremos? ¿Quiénes son su competencia?
  4. Target – al llegar a este punto ya conocemos la historia del cliente y los objetivos del proyecto, por lo cual será más sencillo definir ¿quiénes son mi mercado?, con esto al ejecutar el brief podremos obtener mayor información y relevancia en las respuestas gracias a la sensibilidad que tienen al vivir y estar familiarizados con el cliente.

Es indispensable que el traductor de briefs entienda las necesidades del solicitante, que tenga la capacidad de ponerse en sus zapatos y proponer ideas reales e innovadoras, por lo que sumergirse en el mundo de la categoría en la que se está trabajando, favorecerá la ejecución del brief y la definición de los siguientes pasos para la generación de estrategias.

La magia de un buen resultado es la capacidad de transmitir el conocimiento de forma viva y real al cliente con lo que pueda sobresalir de su competencia, convirtiendo a las agencias no solo en una fuente de información si no en un aliado estratégico.

Escrito por: de la Riva Group

Conoce más